Mecánica para Dummies: Las Bielas

Pues bien, aquí tenemos el siguiente capítulo de este apasionante mundo a dos ruedas.
En esta ocasión vamos a destripar el mundo «bielíl», o lo que es lo mismo, las bielas de nuestra bicicleta. ¿Qué son las bielas? Pues bien las bielas son el nexo de unión entre nuestro eje de pedalier y nuestros pedales. Para que lo entendáis en lenguaje llano «los palos que giran al pedalear». O para que lo sepáis localizar en vuestra bici, aquí os lo enseño gráficamente:

 

¿Y para que sirven las bielas? Pues mediante los pedales, y al ejercer fuerza sobre ellos, las bielas transmiten el giro al eje de pedalier, y a su vez a los platos, cadena, piñones y finalmente a la rueda trasera mediante el núcleo del buje, o directamente desde el piñón (todas las partes las puedes ver en este sitio web).

Las bielas existen, aunque mucha gente no lo vea, diferentes características diferenciadoras entre unas y otras. Las características principales que nos podemos encontrar son:

  • Con diferente anclaje al eje de pedalier
  • Para usos de 1, 2 o 3 platos
  • Con diferente anclaje de platos en su araña
  • Con diferente medida de longitud
  • Con diferente curvatura de la biela
  • Con diferente diámetro de rosca en su anclaje de los pedales



Anclajes al pedalier

Dependiendo del eje de pedalier que tenga nuestra bicicleta, podremos montar un tipo de bielas u otro, es decir, po podremos colocar unas bielas hollowtech en un eje de pedalier de cartucho, ya que son incompatibles. Si queremos saber que tipo de eje de pedalier existen pincha aquí.

  • Si nuetro eje de pedalier son de tipo roscado deberemos comprar bielas de ese tipo, que constan de las dos bielas solamente, con la derecha alojando los platos y las dos se anclan mediante tornillos al eje de pedalier, de cuadradillo, ISIS u octalink.
  • Después tenemos las bielas más extendidas, donde la biela derecha (que aloja los platos) tiene un eje de aluminio hueco, que será de diferente diámetro y longitud dependiendo de nuestro eje de pedalier; y en la parte izquierda una biela suelta que se coge a este eje de la parte derecha mediante diferentes sistemas de tornillos.
  • También existen modelos donde el eje está cogido a la biela izquierda y la derecha es la que queda libre. El resusltado es el mismo.

 

 

Bielas para 1, 2 o 3 platos




Sin duda, uno de los temas que en la mayoría de grupetas habrá salido como diálogos, en la actualidad. «Pues yo creo que lo mejor es 2 platos.» «Que va hombre lo mejor es el monoplato.» «No hombre con tres platos se tiene más velocidades y es mejor.»  ¿Cómo podemos «acertar» en cuanto a número de platos que debemos llevar cada uno? Pues la verdad es que lo mejor es ser honestos con nosotros mismos y no «ir de farol», me explico:

Cuando comenzamos a ir en bici, sinceramente nos da lo mismo los desarrollos que tenga nuestra bici, simplemente pedaleamos como podemos y por donde podemos, los llanos se hacen largos, las subidas muy duras y las bajadas peligrosas; es decir, no iremos cómodos hasta que no nos quitemos la «L» de prácticas haciendo kilómetros, como si de un coche se tratara. En estas ocasiones yo recomendaría un triple plato para que tengamos siempre el cartucho del plato más pequeño en la recámara que será un poderoso aliado.

Luego, cuando ya nos hayamos soltado y queramos mejorar nuestra bici, o comprar una nueva que podamos elegir los platos que lleve, seguramente vayamos a los 2 platos, mucho más dinámicos que no los 3 platos anteriormente citados. ¿Que mejoraremos con los 2 platos respecto a los tres?

  • Factor Q:  La separación entre bielas será menor, «acercando» nuestras rodillas la una a la otra y ejerciendo más fuerza sobre los pedales, por esta misma causa.
  • Menor cruce de cadena: Al «quitar» un plato la cadena ya no alcance los ángulos de torsión tan elevados en caso de poner los extremos (plato pequeño – piñón pequeño o plato grande – piñón grande), evitando desgaste innecesario en la cadena y conservándola durante más kilómetros.
  • Menos desarrollos repetidos: Lo cierto es que de disponer de 3 platos y 9 piñones, por ejemplo, hemos de saber que no tendremos 27 velocidades diferentes como, a priori, se pueda pensar, sino que hay combinaciones de velocidades, que nos darán el mismo avance por pedalada, duplicando así varias velocidades, siendo esto, absolutamente innecesario. Esto se minimiza con dos platos.
  • Peso: Aunque muy leve, también tendremos menos peso contando con dos platos, en lugar de tres.
  • Más dinamismo: Lo cierto es que, a la hora de la práctica, con dos platos, lo que notaremos es que tendremos que cambiar mucho menos de velocidades, y eso nos dará beneficios de conducción, en definitiva, seremos más dinámicos.

Personalmente, creo que, a día de hoy, una combinación de 2 platos y 10 o 11 piñones, es la mejor combinación para la gran mayoría de ciclistas. Aunque últimamente se está extendiendo el monoplato como la pólvora, este, es muy exigente y requiere de mayor punto de forma para poder moverlo, a parte que nos quedaremos cortos de desarrollo en los extremos. Esto quiere decir que si ponemos un plato único grande (34 -36 – 38 dientes), nos costará mucho subir subidas difíciles, y si por el contrario, ponemos un plato pequeño ( 28 – 30 – 32 dientes), en zonas de llanos o bajadas, en más de una ocasión no podremos pedalear y nos quedaremos pedaleando en el aire porque no da más de sí el desarrollo que llevemos.

Aún así os cuento beneficios del monoplato:

  • Comodidad: Lo que más notaremos al colocar un único plato en nuestra bici, es la comodidad de saber que siempre iremos en la velocidad adecuada, ya no dudaremos si cambiar de plato o piñón, ya que sólo podremos interactuar con estos últimos. Muy práctico, en serio.
  • Cadena: Es este caso la cadena aún sufrirá menos al tener que torsionarse menos que si tuvieramos 2 o 3 platos, durandonos más kilómetros una misma cadena.
  • Peso: En esta ocasión si que notaremos una reducción importante de peso en nuestra bici, de unos 300-400 gramos. Esto se debe a que ya no tendremos desviador, no tendremos maneta del desviador, no tendremos un segundo plato, ni las fundas y cables del mismo.
  • Caída de cadena: Con este sistema, notaremos también que nuestra cadena «se saldrá» muchísimo menos del sistema de transmisión, es decir prácticamente no se nos saldrá nunca.

Ni que decir, que si queremos ponernos monoplato, potemos por, mínimo 11 velocidades con un cassette lo más grande posible. Aunque lo óptimo, a día de hoy, es el Eagle de Sram, con 12 velocidades y un cassette de 10-50 T….pero este mundo avanza rapidísimo, y en breve tendremos más velocidades y cassettes más grande, eso no os quepa duda….

 

Anclajes de platos

Las bielas, normalmente llevan una araña, que se llama, que son los brazos que «sujetan» los platos con tornillos. Estas arañas puedes tener diferentes formas de anclaje, pueden ser una pieza con las bielas y platos estando remachadas (en las bielas económicas), pueden tener 4 o 5 tornillos, pueden ser anclajes en cruz, aspas, o 5 brazos para carretera. Hay sistemas «direct» que no llevan araña y los platos van anclados por engranajes. Como vemos hay diferentes maneras de «poner» nuestros platos a las bielas. Por eso, a la hora de cambiar de platos, tenemos que tener muy presentes, que sistema tenemos nosotros y comprar platos que nos sirvan al sistema. También debemos tener en cuando el BCD, pero eso lo veremos cuando hablemos de platos.

Diferentes ejemplos de anclajes:




Diferente longitud de bielas

Las diferentes longitudes de bielas, afectan más de lo que la gente cree en nuestra pedalada, ya que una biela más larga, creará mayor palanca al sistema y por lo tanto mayor fuerza/ potencia. Pero claro, si somos más pequeños no es lógico tener bielas excesivamente grandes. En estas tablas los fabricantes aproximan el valor que debemos llevar según dos criterios:

Si bien estos criterios son el estándar, los profesionales biomecánicos, profundizan más en este apartado mediante una fórmula matemática que dice así:

                            M = F x L

Donde «M» es considerado como el «Momento de fuerza», que es igual a «F», o lo que es lo mismo la «Fuerza perpendicular sobre el pedal», por «L» que es la longitud de la biela.

Si bien esto es así, no se puede tomar al pie de la letra, ya que esto mismo puede tener efectos negativos si lo hacemos a nuestro aire y no vamos a un biomecánico que nos analice si realmente nos hace falta o no alargar nuestra biela. Los efectos negativos al aumento de la longitud de biela sin ton ni son, son las siguientes:

  • Reducción de nuestra cadencia: Al tener las bielas más largas la circunferencia a describir aumenta, por lo tanto tardaremos más en dar un giro completo, y por consiguiente bajaremos la cadencia de pedaleo.
  • Perdida de aceleración: Si queremos salir desde cero, al tener más tiempo en dar un giro completo, se verá mermada nuestra capacidad de aceleración, sí o sí.
  • Altura de sillín: Nuestra altura también se verá modificada ya que no podemos estirarnos las piernas si queremos llegar al pedal en su parte inferior de giro. Así pues deberemos bajar el sillín, modificando la postura en la bici, y pudiendo ser contraproducente e incluso dañarnos cuádriceps, rodillas o incluso cadera.
  • Tener un accidente: No es por ser alarmista, pero podría llegar a suceder que al alargar la biela, nuestro pie llega más lejos, pudiendo llegar (sobretodo en bicicletas con distancia entre ejes corta, que son la tendencia actual), a tocar nuestra punta del pie, en la rueda delantera, modificando la dirección. Y si nos ocurre esto en un momento delicado, podríamos llegar a perder el control de la bici y caer.

Como vemos, lo mejor es usar las tablas estándar si queremos cambiar la longitud de bielas, o, si notamos malestar, acudamos a un profesional biomecánico, que nos asesore y nos «coloque», perfectamente en nuestra bici.

 

Curvatura de la bielas

Aquí es donde los fabricantes juegan, o intentan mejorar, el famoso «Factor Q», mediante la curvatura de las bielas, intentando dejar nuestras piernas lo más paralelas entre sí. Me explicaré.

Al factor Q, se le suele denominar la medida entre el inicio de rosca de pedales, que debería ser el mismo que los extremos de las crestas ilíacas de nuestra cadera. Esto sería lo óptimo, es decir piernas paralelas. Para colocar los pedales en esta distancia, los fabricantes juegan con la curvatura de las bielas.




Diámetros de rosca de los pedales

Los pedales están diferenciados por derecho e izquierdo, esto quiere decir que enroscan diferentes uno del otro (el derecho rosca normal, sentido horario, y el izquierdo al contrario, sentido antihorario). Esto es importante porque más de dos veces la gente intenta roscar más los pedales dañando las roscas de las bielas y teniendo que hacer nueva rosca (de diámetro más grande) con la herramienta correta y colocando un casquillo para volver a reducir la rosca a la medida de la rosca de los pedales.

Las diferentes roscas del mercado son tres. Dependiendo de la zonas y uso, se emplean más unas u otras:

  •  Rosca americanao (ISO): Esta mide 1/2 x 20 TPi (hilos por pulgada de rosca), y tiene aproximadamente un espárrago de unos 12,7 mm de diámetro. Este tipo de rosca se utilizada poco en Europa, y esta más orientada a bicis de BMX y clásicas.
  • Rosca inglesa (BSA): Esta es la más extendida y mide 9/16 x 20 TPI, y su diámetro de rosca es de 14,3 mm y también tiene 20 hilos por pulgada de rosca. Como decimos, es la más utilizada.
  • Rosca francesa: Esta es muy parecida a la inglesa con 9/16 también. Se diferencia en el diámetro de rosca que es inferior a 14 mm, y tiene un paso de roscas entre hilos de 1,25 mm (por 1,273 mm de la rosca inglesa).

 

Cómo sustituir las bielas de tu bici

Aquí os traemos un video explicativo de como sustituir los dos tipos de bielas más utilizados:

 

 

 

PÁGINA PRINCIPAL